Plantas tóxicas para gatos

Plantas tóxicas para gatos

Hay gatos que tienen costumbre de morder las hojas de las plantas que hay en casa, en ocasiones, la intención de los felinos es purgarse y eliminar las bolas de pelo, otras veces simplemente es curiosidad o ganas de jugar. Para evitar que los gatos destrocen las plantas, es recomendable colocar una maceta o recipiente con hierba gatera que puedan comer, aunque esto puede no ser suficiente para que dejen de morder las plantas.

Por este motivo, si tienes gatos, es conveniente que revises las plantas que tienes en casa, ya que algunas pueden ser tóxicas y perjudiciales para ellos.

El potos, una planta muy común en los hogares, puede provocar malestar y fuertes vómitos a los gatos.  La flor de pascua o poinsetia, puede provocarles irritaciones en la piel en caso de contacto. En caso de ingestión puede provocarles irritación, dolor de estómago así como vómitos y malestar.

La hortensia provocará síntomas parecidos, a los que se une la posibilidad de que el animal se encuentre un poco desorientado.  Otras plantas que provocarán vómitos, diarrea y malestar, así como irritación del tracto digestivo son, la llamada costilla de adán o la cilvia minianta.

La hiedra, también puede provocar reacciones tópicas como dermatitis y picor. Su consumo provocará vómitos, malestar, fiebre o espasmos musculares. El acebo también es altamente tóxico para los gatos, además de mareos, vómitos y malestar, esta planta consumida en dosis elevadas por los felinos puede provocar deshidratación, shock y muerte. El crotón, además de estos síntomas, puede producir fallos hepáticos y renales. El filodendro provoca síntomas inmediatos, inflamación, dolor y ardor en la boca, además de convulsiones y otros trastornos.

Hay numerosas plantas que pueden provocar trastornos en los gatos, por lo que antes de comprar una nueva planta es conveniente consultar si puede ser perjudicial para ellos.

No obstante, también puedes educar a tu gato para que deje de morder las plantas, algunos trucos son, rociarle con un spray de agua cuando veamos que muerde las plantas, rociar las plantas con agua que contenga ajos macerados o pimienta. También puedes rociar un repelente no tóxico alrededor de las plantas.

El lado negativo de una herencia, el temor a heredar deudas

El alargamiento de los plazos en hipotecas y préstamos y la crisis actual han contribuido a un aumento de las deudas heredadas. En ocasiones en que las deudas son superiores a la herencia, esta se convierte en un problema.

En estos casos la mejor opción es rechazar la herencia, ya que en caso de aceptar la herencia, se acepta en su totalidad, con deudas incluidas. Por lo que si la herencia lleva cargas asociadas, el heredero tendrá que asumirlas.

Para que los herederos no se vean envueltos en este problema, existe la posibilidad de aceptar la herencia a beneficio de inventario, con lo que la responsabilidad que tiene el heredero a hacer frente a las deudas heredadas queda limitada, y no tiene que responder a esas deudas con su patrimonio.

En este caso se realiza un inventario de los bienes heredados y se procede a la venta de los mismos con la finalidad de hacer frente a las deudas. Una vez pagado todo, si queda un excedente económico se abonará al heredero, en caso de ser heredero único, o se repartirá entre los herederos.

Si una vez agotado el importe obtenido por la venta de los activos, aún queda por abonar parte de la deuda, el o los herederos que hayan solicitado esta fórmula, no tendrán que hacerse cargo de la deuda restante.

Para aceptar una herencia a beneficio de inventario, se debe poner en conocimiento de un notario o juez en un plazo inferior a 10 días desde que se le ha notificado ser heredero. Se debe hacer la aceptación a través de un documento público ante notario o un juez, y confeccionar un inventario de los bienes heredados. Además es necesario nombrar un administrador de los bienes, (puede ser uno de los herederos) que será el encargado de realizar las gestiones y trámites necesarios.