Medidas de seguridad para ir a la playa con niños

niños-jugando-en-la-playa-con-pelota-e1340817110566

Foto: edukame

El verano ya está aquí y aunque el sol parece que se resiste a salir, nuestros planes de vacaciones no hay quien los pare. Estas son fechas para disfrutar de los niños, después del curso escolar se merecen pasar unos días de diversión en la playa o en la piscina.

Pero para pasarlo bien sin preocupaciones debemos tomar una serie de medidas por nuestra seguridad. Estos son algunos de los posibles problemas que debemos evitar:

La exposición al sol

Es sol es beneficioso para la salud por su aporte de vitamina D pero si hacemos una inadecuada exposición puede provocarnos problemas como quemaduras de piel, deshidratación o hasta un golpe de calor. Los niños son más sensibles a los rayos solares por ello debemos seguir una serie de recomendaciones:

  1. Por norma general, se debe evitar la exposición al sol entre las 12h y las 17h, incrementar el tiempo de exposición de forma lenta y gradual, tener en cuenta que el agua y la arena reflejan los rayos ultravioletas, por lo que tienen un efecto multiplicador, y no olvidar que las radiaciones atraviesan las nubes, por lo que es necesario protegerse también los días nublados.
  2. Utilizar siempre cremas de protección solar 30 minutos antes de la exposición. Para los niños lo ideal es utilizar siempre protectores con factor superior a 25 y mejor si son resistentes al agua.
  3. Para evitar los golpes de calor es importante cubrirse la cabeza con gorras  o buscar sitios con sombra.
  4. Pasar mucho tiempo de juego en la arena bajo el sol puede provocar deshidratación así que para evitarlo habrá que darle agua a los niños para combatirla.

Vigilancia en el agua

El peligro por ahogamiento es uno de los más presentes cuando se va con niños a la playa o a la piscina.

Así pues, se debe tener en cuenta:

– Que los flotadores por sí solos no son garantía de protección, siempre debe haber un adulto vigilando al pequeño.

- Evitar juegos peligrosos dentro del agua (empujones, ahogadillas) y cerca de la piscina.

– El llamado “corte de digestión”, se puede prevenir acostumbrando a los niños a no entrar de golpe en el agua, sobre todo después de haber estado al sol o de haber realizado ejercicio intenso o tras las comidas, evitando los cambios bruscos de temperatura.

– Elegir piscinas y playas vigiladas, con un número suficiente de socorristas y prestar atención a las señales de permiso o prohibición de baño.

Otros peligros bastante comunes son las picaduras, ya sean de abispas en las piscinas o de medusas en el mar. Miraremos antes las recomendaciones para el baño y en su caso utilizaremos repelentes para insectos.

Tampoco es conveniente dejar a los niños descalzos por peligro de pisar vidrio, basura…incluso infección por hongos.

Por lo tanto, ya sabemos que poniendo un poco de precaución por nuestra parte haremos que los días de verano con los niños sean unas vacaciones más seguras. ¡Y a disfrutar!

Fuente: cometelasopa

 

Los seguros en el fútbol español

Ya sabemos las cantidades de dinero que mueve el mundo del fútbol, por eso los clubes y los futbolistas buscan protegerse contra posibles imprevistos que puedan ocurrir. Ellos apuestan por los seguros donde se amparan lesiones importantes. Sigue leyendo