Mantén tu casa fresca sin aire acondicionado

trucos-mantener-casa-fresca-668x400x80xXFoto: hogarútil

Seguro que más de uno ya ha sacado el ventilador del fondo del armario, le ha quitado el polvo y se ha puesto a combatir esta ola de calor que estamos pasando en todo el país.

Es un buen remedio para sentir una leve brisa momentánea pero seguro que no sabíais que el ventilador no es un método eficiente para refrescar las habitaciones. Lo único que consigue el mover aire caliente a un lado y a otro. Así que vamos a tener que poner un poquito de nuestra parte si no queremos que la casa se nos convierta en un invernadero. Solo tenéis que tener en cuenta estos sencillos consejos para manteneos fresquitos :)

1. Baja las persianas. Un 30% del calor de la casa entra por las ventanas, así que bajando las persianas podrás reducir la temperatura hasta 6ºC.

2. Utiliza cortinas. La tela bloquea parte del calor y evita que entre directamente a la habitación.

3. Cierra las ventanas. En las horas centrales del día cierra tus ventanas o déjalas ligeramente entornadas para que no entre aire cálido.

4. Cambia las sábanas. Por su puesto, olvídate de las sábanas de franela, ahora toca vestir la cama con prendas de algodón que son mucho más transpirables y mantienen la frescura.

5. Aparatos electrónicos OFF. Apaga ordenadores, pantallas y todo aparato electrónico en la medida de lo posible para evitar el sobrecalentamiento.

6. Cocina con la puerta cerrada. De esta forma el calor de los fogones no recorrerá la casa. Eso sí, no te olvides de activar la campaña para expulsar fuera los vapores.

7. Renueva iluminación. Cambia las bombillas incandescentes por bombillas LED o de bajo consumo. Además de bajar la temperatura ahorrarás en la factura de la luz.

8. Lava de noche. Tanto el lavavajillas como la lavadora son dos fuentes muy potentes de calor, así que mejor hacerlo con el fresquito de la noche.

9. Pon plantas en tu vida. Si decoras las habitaciones con alguna planta y las riegas con vaporizador también te ayudará a crear un ambiente más fresco y húmedo.

10. La noche. Aprovecha cuando se vayan los últimos rayos de sol para airear la casa.