Cambiar la rueda de un coche tú mismo

cambiar la ruedaFoto: elnuevodiario

 

Cambiar la rueda del coche tú mismo

¿Qué harías si vas conduciendo y se te pincha una rueda del coche? Hay muchos que llamarían a la grúa directamente antes de intentar cambiar la rueda. No te preocupes porque no eres el único al que le pasa. Pero si nos podemos ahorrar el tener que esperar a que venga la grúa y tener que interrumpir nuestro viaje pues mucho mejor. Para eso solo tienes que dedicar 2 minutos a leer este post donde te vamos a explicar cómo cambiar la rueda del coche tú mismo. ¿Preparado?

PASO 1. REVISA QUE TIENES TODO LO NECESARIO

Vas a necesitar:

– Una llave para desatornillar.

– Un gato.

– La rueda de repuesto

PASO 2. AFLOJA LOS TORNILLOS

En primer lugar, asegúrate de que estás parado en un lugar seguro y amplio para poder hacer la maniobra. Después comienza aflojando los tornillos de la rueda con la llave pero todavía no los saques completamente.

PASO 3. A POR EL GATO

Una vez que tengas la rueda con los tornillos aflojados, coge el gato para elevar el coche. No te asustes, es muy sencillo de utilizar, solo tienes que buscar una parte plana de la carrocería cercana a la rueda y posicionarlo ahí antes de comenzar a subir. SI tienes dudas también puedes consultar el manual que viene con el coche. Ahí debe indicar el sitio exacto donde colocarlo.

Cuando ya lo tengas en el sitio exacto puedes empezar a elevar el coche hasta que la rueda quede en el aire.

PASO 4. ADIÓS RUEDA

Ya puedes terminar de desenroscar los tornillos por completo y sacar la rueda que está pinchada.

PASO 5. RUEDA DE REPUESTO

Coloca ahora la rueda de repuesto y no te olvides de apretar fuerte los tornillos para que quede bien fijada. Tan solo queda bajar el coche con el gato y ¡ya lo tienes!

En cualquier caso cuando llegues a tu destino tendrás que visitar el taller para que te pongan una nueva rueda para poder circular ya que normalmente la rueda de repuesto que llevan los vehículos es solo para salir del paso en caso de pinchazo. Tienen limitado su uso en cuanto a kilómetros y velocidad. Algunas no pueden recorrer más de 200km y no pueden superar los 80km/h de velocidad. Por lo tanto, no merece la pena forzar la máquina si con ello ponemos en peligro nuestra seguridad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>